Brilla

No me equivoco al elogiar tu talento,

incluso cuando digo que, un poco, te lo creas.

porque mi amor no es un mero instrumento

y mi bandera no es de las que ondea.

Trato de no especular con esta llama,

pero es imposible no querer que sea fija.

Por no acallar mi boca en su proclama:

Te quiero libre y que, aún así, me elijas.

Anuncios

Juegos de Azar

Los números misteriosos

que del bombo no han salido,

son el esperma viscoso,

de hijos no concebidos.

Y las ilusiones vanas

que tantas cifras deniegan,

con estas letras ufanas,

sus esperanzas entregan,

haciendo de lo real,

paraíso de armonía

porque la felicidad,

no es cuestión de lotería.

Si me permites

Si me dejas, te coso las costuras por donde tu alma supura y remendamos los rotos de este fiel devoto de tu fermosura.

Si me escuchas, terminarán mis luchas y hasta las batallas de mi alma canalla, serán marejada en tan dulce playa.

Si me permites, no hará falta que lo grites, porque con solo mirarme, acepto cualquier desarme y sabes que me derrites.

Si me amas, no me andaré por las ramas y mis letras, ahora toscas de melancolía, puede que no las conozcas, porque se harán poesía.

La poesía

Entonces, ¿Qué es la poesía?

Etérea luz, eterna agonía

o tal vez la llama del día a día.

Cantar del alma, gozo del cuerpo,

la mar sin calma, lejos del puerto.

Y es esa dulce dicotomía

la que destila mis alegrías,

mientras descubro un cielo abierto,

donde ahora solo veo desierto.

 

Poesía: ¡yo te deseo!

Pero apenas llego a este coqueteo…

Al verte

Al verte, ya todo es bueno

porque todo siento, percibo y atisbo,

lo noto y oteo, hasta lo empatizo, con tal sentimiento,

que lo que yo vivo, ya sí me lo creo.

Has dado a mi alma un dulce bautizo

Has barrido el poso del remordimiento

A este barco roto le has dado un hechizo

y ahora surca el mar, rumbo a barlovento.

Al verte vibro y me sale el verbo,

ya no vivo instalado en el recuerdo…

Tintas

Con sangre del alma y zumo de sesos, quiero escribir sobre mis excesos.
Indeleble tinta que tiñe el mensaje, líquido viajero, ligero de equipaje.
No te vale ya el calor de mi regazo y me pides lo mejor de mi letra y de mi trazo, mas con ese fluir carnal, que tiene vida propia, voy a elegir lo original, antes que la copia…

Escritorio

Regreso al escritorio de la vida y comienzo a revolver en sus cajones,
es algo perentorio, en la medida, que puedan renacer mis ilusiones.

Los folios, empeñados en su blanco, le niegan la gloria al lapicero.
Mis besos fueron imaginados 
y se quedaron también en el tintero…

Veraneo

Salíamos muy cargados,
el SEAT con las maletas,
y mi padre, de paciencia,
para aguantar pataletas,
caminito de Valencia.

Eran tiempos de veraneo,
treinta días con sus noches.
Jornadas de dulce asueto
e ilusiones sin derroches.
Un helado era una fiesta
y el cine, en technicolor,
con las estrellas arriba,
le daba magia a la vida,
y sabía hasta mejor…